Miércoles 26 de abril de 2017

Fuerte declaración de Mangeri: "La mamá de Ángeles me abrazó y me pidió perdón"

Lunes 20 de marzo de 2017 | 07:38hs.

Jorge Mangeri, el portero condenado por la violación y el crimen de Ángeles Rawson

Jorge Mangeri, el portero condenado por la violación y el crimen de Ángeles Rawson, rompió el silencio la semana pasada en una entrevista exclusiva con Infobae. Insistió con su inocencia y contó qué pasó el día en que la joven fue hallada muerta.

 

En esta segunda parte del reportaje, el encargado del edificio de Palermo donde vivía la joven reveló qué le dijo la mamá de Ángeles el día que lo vio en la Fiscalía y contestó sobre las polémicas marcas que encontró la Policía en su cuerpo.

 

– ¿Qué busca con esta entrevista?
Quiero ir mostrando un montón de cosas. No importa porque ya fui juzgado y me arruinaron la vida, pero alguien tiene que venir acá conmigo.

 

Siempre que hablan de mí, ya me perjudicaron, me arruinaron, pero hay cosas que no se pueden repetir. Hay gente que no puede seguir trabajando.

 

No sé si hubiésemos evitado que pasase lo de Alberto Nisman, pero hoy hubiésemos sabido la verdad porque el comisario Rodolfo Gutiérrez, la perito, la fiscal Fein, el personal policíaco y los médicos que actuaron de la misma manera en mi causa. Plantaron pruebas, modificaron la escena, armaron la causa, manipulando las pruebas; es una vergüenza.

 

– Hay un dato concreto que está en la causa y es innegable. Se trata de los rasguños. ¿Cuál es su explicación?
Lo declaré en la Fiscalía y en las audiencias del juicio. Está en la causa. No es un invento. Denuncié que ese viernes 14 de junio del 2013 sufrí apremios ilegales y torturas por personal policial dentro de un patrullero.

 

– ¿Quiénes eran?
Eran dos personas. Uno de ellos me paró, me pidió identificación cerca de mi casa. Lo hago. Me tenían que acompañar a hacer la supuesta declaración testimonial, me ataron las manos con precinto, me pusieron un gorro en la cabeza y me torturaron dentro del patrullero.

 

– ¿De qué manera?
Quemándome

 

– ¿En la parte de la ingle?
En la panza, espalda y en la cara. En la ingle no tengo nada.

 

– ¿Con qué material lo quemaron?
Una fuente de calor. No sé. Una llama o no sé.

 

– ¿Pero le vendaron los ojos?
Me pusieron un gorro en la cabeza que fue llevado a la fiscalía y no lo tuvieron en cuenta.

 

– ¿Usted se encontró en la fiscalía con la mamá de Ángeles y con Opatowski?
Llegué a la Fiscalía y estaba toda la familia. Bajo del ascensor y me los encuentro en ese recinto. A la única persona que vi fue a la madre. A los demás no los vi. No vi nada. Estaba tan… convulsionado, solo recuerdo haberla visto a ella. No digo que no hubiesen estado, no recuerdo haberlos visto.

 

– ¿Qué le dijo?
Estaba acompañado por dos policías al costado. No me detuve a hablar con la familia ni con nadie. Entré y en un pasillo, en el único trato que tuve con la mamá de la víctima, me abrazó, le di el pésame y me dijo: "Perdón, perdón, perdón".

 

– ¿Perdón por qué?
En ese momento no tenía la menor idea. Hoy en día tampoco lo entiendo. Lo que pasó después es que en las audiencias del juicio la madre cuenta una versión del hecho, el hijo cuenta otra versión y el padrastro de la víctima cuenta otra. Sobre el mismo suceso, la entrada mía a la fiscalía, yo relaté un hecho y la familia tres. Por eso digo que la familia miente. Revisen sólo ese suceso para entenderlo.

 

– Usted dijo que no le tuvo que pagar ni un centavo a Miguel Ángel Pierri, su anterior abogado. ¿Fue su entorno quien le pagó?
Que yo sepa no.

 

Pero apareció un empresario que dijo que pagó su defensa.
Eso me pidió Pierri que dijese, que esa persona le pagaba los honorarios. Yo no conocía a esa persona. Nunca me dijo Pierri quién era.

 

– ¿Algún familiar suyo militaba en el gobierno anterior?
No. Para nada.

Fuente:www.TerritorioDigital.com

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina