Revista Rumbos. Ver sumario para este domingo

Sábado 3 de Noviembre de 2007

Entrevista a la ex modelo Lorena Ceriscioli, durante el scouting de Premura Agency

"Las modelos padecen de muy baja autoestima"

:: El certamen continúa hasta la tarde de hoy y cierra con un desfile de moda a las 20.30 en el Posadas Plaza Shopping, en el que se presentarán las seleccionadas

Clic aquí para ampliar
click en la imagen para ampliar
Ex modelo y empresaria. Lorena Ceriscioli abrió su agencia hace dos años. [Foto:Silvia Godoy]

Posadas. Ayer durante todo el día se realizó en el shopping el scouting de Premula Agency 07/08, que convocó a las jóvenes de Misiones que sueñan con triunfar en el mundo de las pasarelas.
La búsqueda de bellezas continúa hoy a partir de las 10 y hasta las 18. Según lo programado, el cierre será a las 20.30 con un desfile de modas en el que se presentarán las postulantes seleccionadas.  
Pueden participar las chicas de Misiones y de la región que tengan entre quince y 21 años, rellenando una planilla con sus datos personales. En el momento son fotografiadas y le miden la talla.
El scouting es organizado por la ex modelo profesional Lorena Ceriscioli ahora volcada a la actividad empresarial junto a su socio Tomás Costantini, que también es su pareja. 
En el staff de la agencia se encuentran trabajando dos modelos misioneras, Anara Moreira y Romina Hartwig, que son las encargadas de registrar a las aspirantes. 
La rubia, de largo metro ochenta de altura, dialogó con El Territorio acerca del universo de las modelos y sus muchos mitos, la competencia, los problemas de la profesión y también sobre el sufrimiento que el ideal de belleza  imperante genera en la mayoría de las jóvenes que se sienten “solas  y desconcertadas y con mi experiencia pienso que puedo ayudarlas a capitalizar sus gracias naturales y a sacar lo mejor de cada una de ellas”, dijo.
Ceriscioli aseguró que en su escuela de modelos se trabaja para formar “a una persona integral que tenga autonomía de pensamiento y se pueda desempeñar en todos los ámbitos, además queremos que sigan estudiando, las contenemos, y hacemos las gestiones necesarias para que las jóvenes que llegan del interior puedan seguir una carrera universitaria. Todo esto hace a la calidad de persona y también a la calidad profesional”.  
Acerca de cuáles son los problemas de su profesión hoy, Ceriscioli expresó que “luego de una etapa en que todo se confundía, ahora se está volviendo a la fuente, es decir, las mujeres son trabajadoras, su tarea es mostrar ropa y belleza, no hacer un conventillo de su vida amorosa o prenderse de cuanta discusión mediática surja en los programas de chismes de la tarde”,  sostuvo.
La chica que supo lucir colecciones de Armani Versace, Alberta Ferreti y Custo Barcelona en los principales centros de la moda mundial, a dos años de dejar los desfiles y las largas sesiones de maquillaje se confiesa más serena y analítica, cultiva una mirada autocrítica sobre el reino de las mujeres más bellas:
“Sé que hay muchos mitos con los que la gente fantasea cuando se habla de modelos, uno de ellos es la comida, todos se preguntan si comemos o si vivimos a dieta, la verdad es que para mostrarte como un producto tenés que estar sana y si estás enferma se nota en la piel, en el cabello. Para ser modelo tenés que estar sana y tener una actitud de felicidad ante la vida…claro que esto se aprende con los años pero las chicas también tienen que buscar dentro suyo el brillo que quieren reflejar”, dijo.

Cuestión de genes
Pese a ello admitió que “las modelos deben ser, de todas las mujeres, las que más padecen la baja autoestima, y sucede contrariamente a lo que todos piensan, por eso es importante la contención familiar y de los agentes, hay que prepararse para aceptar el rechazo y para sobrevivir en un sitio en el que te ponen constantemente a prueba, y te hacen sentir que todo el tiempo te están calificando”, dijo.
Lo importante que tiene que tener una joven que quiere ser modelo exitosa es, primero, las condiciones físicas “así como las bailarinas nacen con dones naturales, las modelos son modelos porque  los genes lo quieren”.